Empecemos con las peras y las manzanas, definiendo qué es el mailing. El mailing es una herramienta de los medios publicitarios en la que consiste enviar correos personalizados a una base de datos predestinada que tiene la empresa, el contenido del email dependerá del objetivo central que se tenga en ese momento.

Para tener la mejor estrategia de mailing primero se debe tener el objetivo en el cual se centrará la estrategia. Ya sea incrementar el tráfico en tu página, incrementar las ventas, obtener información, etc… Es importante que fijes números en tu objetivo, esto hará que pueda ser medible. Es decir, “Incrementar las ventas en un 30%”, “Aumentar el tráfico en un 20%”. Establecer un número a tus metas sabrás si las estás cumpliendo, si te falta poco por cumplirlas o si de plano no se está logrando.

como-hacer-una-estrategia-de-mailing
Cómo hacer una estrategia de mailing – Agencia de marketing digital en Cancún

Después de tener esto en mente es saber quiénes componen tu base de datos. No hagas esfuerzos en vano y peor aún que impliquen un costo. Imaginemos que tu empresa vende ropa para adolescentes, en tu base de datos no te serviría tener contactos de hombres de 60 años porque no son tu público meta y por obvias razones no son los usuarios interesados ni en tu marca ni en tu producto. Y además de no estar interesados ellos están ocupando un espacio en tu base de datos que bien lo podría tener un cliente que cumpla con el perfil para tu empresa. En pocas palabras, armar una buena base de datos representa dinero y tiempo invertido. ¡Tenlo presente!

El siguiente paso es la estrategia que tienes que hacer acorde a tu objetivo. ¿Mandar videos?, ¿Información de un nuevo producto?, ¿Códigos de descuento?, ¿Concursos? Ten en cuenta la frecuencia del envío. Cada cuando vas enviar información a tus clientes. Recuerda que ser muy insistente u hostigoso puede enfadar a tus clientes.

como-hacer-una-estrategia-de-mailing-marketing-cancun
Cómo hacer una estrategia de mailing – Agencia de marketing digital en Cancún

Al final debes medir tus resultados para saber qué fue lo que se logró y qué se puede mejorar. Se dice fácil, pero requiere mucha planificación si se quiere que una estrategia de mailing salga bien.