¿Cuáles son las diferencias entre SEO y SEM?

Dentro del marketing digital hay dos formas de posicionar un contenido online: de manera orgánica y gratuita o de manera pagada. Básicamente, en eso consisten las diferencias entre SEO y SEM. Cada uno de estos dos conceptos son diferentes pero complementarios entre sí. Es decir, el mejor posicionamiento siempre será SEO (orgánico y gratuito) pero también nos podemos ayudar del SEM (pagado) para conseguir más visitas o tráfico a nuestra página web.

Para que nos entendamos mejor, la publicidad pagada de Google destaca los anuncios (aquellos con la palabra “anuncio” junto al link del website) poniéndolos en el primer lugar en las búsquedas, mientras que el posicionamiento SEO queda relegado a un segundo término.

Diferencias entre SEO y SEM

¿Cómo podemos hacer posicionamiento SEO?

Hacer posicionamiento SEO nos llevará más trabajo que hacerlo de manera pagada. Sin embargo, será más eficiente y garantiza que el público que tiene acceso a esos contenidos son del target o grupo objetivo que nos interesa.

Por ejemplo, al escribir un post en nuestra página web, tenemos que tener en cuenta las palabras clave. Estas palabras deben ser aquellas que las personas que nos interesan buscan con más frecuencia. De esta manera, creamos un contenido que resulta más interesante y, como muchas personas están buscando esas palabras, generamos mucho tráfico hacia nuestra web.

También hay que tener en cuenta que los contenidos deben ser originales, pues Google penaliza la duplicidad, por lo tanto, no pueden ser textos idénticos a otros que ya estén publicados.

Los contenidos deben ser de calidad y estar bien escritos, además de contar con una estructura lógica (Título, H1, H2, párrafos, fotografías, URL amigables, etc.).

También se puede y debe hacer linkbuilding. Esto supone estudiar a nuestra competencia y ofrecer una estrategia de enlaces adecuada o escribir comentarios en otros blogs y redes.

¿Cómo hacemos posicionamiento SEM?

Pagar campañas de publicidad en redes sociales o en Google puede facilitarnos el incremento de followers y conseguir que esas visitas se conviertan en clientes. Sin embargo, hay que saber hacer bien la campaña y, especialmente, saber a quién nos dirigimos y qué están buscando.

En estas campañas, el administrados de la web sólo paga por aquellos click que redirigen a su web (CPC) o por aquellos que se dan de alta y dejan sus datos o compran un producto (CPL). Google Adwords es la plataforma que más se utiliza para este tipo de campañas. Lo mejor que tiene es que arroja resultados y gráficas de cada una de las acciones que se llevan a cabo, de manera que es fácil saber qué contenidos funcionan o cuáles no, al igual que con las palabras clave. Así podemos controlar en todo momento el retorno de la inversión hecha (ROI).

Una buena estrategia de publicidad debe basarse en el posicionamiento SEO, pero complementarse con SEM. Es decir, debemos tener en cuenta que la calidad de los contenidos y las etiquetas utilizadas basadas en el estudio de lo que nuestro público busca es primordial; sin embargo, podemos ayudarnos a buscar un público más amplio gracias a una campaña de pago SEM.